miércoles, 13 de julio de 2011

ESCUPO ASCO O TERNURA

Cómo arrancarme
las pestañas
sin que descubras
las ortigas
que crecen
en mi boca.

Sin que la sangre
que escupo
por las mañanas
te provoque
asco o
ternura.

19 comentarios:

  1. yo te abrazo tiernamente, pero te llevo corriendo a un hospital! De una! ;)

    Un abrazo Layla (lo entendí, eh!)

    ResponderEliminar
  2. Llevamos el germen de nuestra presunción dentro, siempre lo he sabido, pero me encanta el modo en el que me lo revelas. Bico

    ResponderEliminar
  3. Pienso que es como ver la paja en el ojo ajeno. Nadie admitirá las ortigas, ni la sangre que lleva adentro. Nos negamos impunemente. El poema es un filo que escalofría.

    ResponderEliminar
  4. Y a mí me gustan tus preguntas sin respuesta...siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Je, acabo de leerme, ¿he dicho llevamos el germen de nuestra "presunción"? quería decir destrucción (no sé qué andaría yo pensando. Creo que en los mamíferos presuntuosos de un poema del blog de Emma, y me lié)Segundo bico.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que creo que yo tendería al asco. Suerte que no dependa de mí.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las ortigas, sobre todo si salen de la boca.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. El verdadero hombre lamería cualquier clase de vómito.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  9. Preguntas a las que sólo tu puedes responder.
    Un placer pasar por aquí.
    Biquiños

    ResponderEliminar
  10. buff...m'as matao.
    tú entiendes de felicidades amputadas, yo también entiendo eso de no saber si se provoca asco o ternura...

    besoo!

    ResponderEliminar
  11. ortigas que nos salen de la boca, verdades precarias que sirven para ir tirando...todo forma parte del mismo engranaje y no podemos librarnos de ninguna de las piezas

    ResponderEliminar
  12. no te lo dije ayer pero este texto me parece buenísimo

    ResponderEliminar
  13. existe una respuesta para esto?...


    me paraliza

    ResponderEliminar