miércoles, 20 de abril de 2011

NO VOLVERÉ A VIVIR AQUÍ NUNCA MÁS





La habitación azul
ha sido devorada
por los insectos,
inundada por el cemento.

No son los pájaros
los que me susurran
rumores cortantes
de vidrios rotos:

son las polillas

19 comentarios:

  1. Esa casa parece un cubo Rubik por dentro.

    ResponderEliminar
  2. Andate lejos, donde susurren pájaros y no te aplaste el cemento. Andate!

    ResponderEliminar
  3. Fiuuu! Aplaudo esta entrada, desde la secuencia fotográfica hasta el cierre apolillado. Además, la brevedad es un logro.
    Salud

    ResponderEliminar
  4. bellos, muy bellas fotos de despedida

    ResponderEliminar
  5. la casa te echará de menos!

    grande!!!!

    ResponderEliminar
  6. Todos ya nos fuimos, hace mucho y hace poco tiempo.

    Suerte.
    SL

    ResponderEliminar
  7. ¡¡ Muy buena entrada e imágenes !!

    ¡Malditas polillas, las detesto!

    ¡Besote y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  8. Suerte Layla!!! Va a estar todo bien!!!
    no polillas, no cemento...otras cosas...si, bueno, pero acá estaremos nosotros!

    :)

    ResponderEliminar
  9. los pájaros pueden volar detrás de ti,
    pero las polillas, se quedan en los armarios...

    me encanta la foto de las piernas...jajaja

    ResponderEliminar
  10. Desgraciadamente "aquí" siempre vive en una misma....hay que llegar a un consenso con las polillas.....

    ResponderEliminar
  11. Me dan mucho miedo esas polillas carnívoras, parece que devoran recuerdos.
    Lo he visualizado totalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. las polillas, siempre las polillas, se llevan lo poco que queda de nosotros...

    ResponderEliminar
  13. nada como la intimidad de las polillas.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta, me encanta! la 3ª foto es genial, Layla. Y lo de las polillas... ¿sabes que me chiflan? hay a quien le gustan los perros o los gatos o los párajos... a mí las polillas.

    un besaco.

    ResponderEliminar