miércoles, 30 de marzo de 2016

El tísico bolchevique




Ayer volví a leer el nuevo poemario de Gio, "El tísico bolchevique". Lo había leído cuando era solo un manuscrito, pero ayer lo leí por fin editado. Gio es mi amigo desde hace muchos años, así que no voy a fingir que esto es una reseña objetiva y seria. Simplemente es un intento de poner por escrito algunas sensaciones que me producen sus poemas. Me cuesta explicar la poesía de forma racional, así que he anotado en un cuadernos las imágenes que se me venían a la cabeza cuando leía el poemario. Las he transcrito abajo, al lado de los versos exactos que las produjeron:

- Fuegos artificiales explotando en un túnel: "gimiendo yedras para espantar esta oscuridad/la soberana del fuego en el añil de su vientre nube/ de cada baile de cada quiebre en sus movimientos de oriente/ donde se posa cada hijo del sol para dar saltos de vida entre sus piernas".

- Un comando terrorista entrando en la RAE y ejecutando a sus miembros letra por letra: "Cultivo constelaciones parecidas a las libélulas de tu clítoris/ mientras muero de frío púnico bajo el sol incorruptible del ocaso/ ¿dónde velcro sudoroso de nuestros azares?/ ¿dónde hoguera y su tumba atrincherada?"

-Un jardín de enredaderas: "llegaste abierta como hectárea de jazmines/ y en espontánea trenza tus labios astillaron mi piel/ los días seguían a la izquierda y fuimos dos zurdos con todos sus despojos".

- Soldados adolescentes asaltando el Palacio de Invierno: "la palabra revolución desgastada en pequeños burgueses que tiemblan núbiles/ y mis ganas de ser tu fusil predilecto sin cierzo que nos cale".

- Un incendio hecho con libros de instrucciones. "Me rajo amenazante en ese campo minado de tus entrañas/ tanto colonialismo con prolongaciones de muslos/ tanto criollo muerto acabó en tu caldera"

- Ciervos corriendo por el Ministerio de Justicia: "Quiero que enciendas la luz para que veas a mi argonauta quebrarte el vellocino, mancharte los pechos con la zarza de mi desierto, poner mi lengua en tu aserradero hasta secar mi garganta. Quiero escribir un poema hasta hacerte correr en estampida".


No sé si las imágenes hacen justicia a los poemas, supongo que en otras cabezas provocarán otros efectos. Lo que sí sé es que Gio es la hostia de buen poeta. Sus poemas son cálidos y eróticos y políticos y relucientes. En ellos el lenguaje provoca pequeñas explosiones y todo tiembla después de leer el poema porque las palabras ya no significan lo mismo. Leedle si podéis porque Gio es capaz de hacer poemas jodidamente hermosos, y las cosas hermosas son cada vez más escasas. 

2 comentarios:

  1. No me ha quedado duda ( que las tenia ) : el proximo que me compre sera el suyo . Gracias Layla :)

    ResponderEliminar
  2. Qué buenos versos...y mucho mejor si se sienten y describen lejos de lo subjetivo :). Dan ganas de leerlo...a ver si me lo pillo¡ Un besazo enorme, Layla.

    ResponderEliminar