lunes, 8 de octubre de 2012

los días que comemos con cubiertos o nuestra madre es engullida por el espejo




[Imágenes: Jana Brike]



Mamá no fue mamá 
sino una niña engullida por el espejo

(Jenn Díaz, Cuaderno de vuelo)



Mi madre fue engullida por el espejo
el quince de noviembre de 1990.
Después vino la epidemia de ictericia
que secaba los huertos y agriaba la nata,
pero aprendimos a curarla masticando a diario
las uvas rojas que crecen en el espino,
como nos dijo el cochero alemán
muerto por una picadura de abeja.
Desde entonces cubrimos todos los espejos
y solo nos vemos reflejados
los días que comemos con cubiertos
o conseguimos atrapar un saltamontes. 


8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. tienes razón, se me ha ido la olla! (muchas gracias ;)

      Eliminar
    2. De nada Layla, no va a malas, solo que mi mitad veterinaria no lo puede remediar. Beso

      Eliminar
  2. deduzco que al saltamontes se lo comen con cubiertos .De no ser asi me he perdido al final ( por otra parte nada deshabitual ).

    ResponderEliminar
  3. mi madre fue engullida hace poco, pero mi padre se empeña en no tapar los espejos.

    ResponderEliminar
  4. "pero aprendimos a curarla masticando a diario
    las uvas rojas que crecen en el espino"

    !!

    ResponderEliminar
  5. Esos días, los que menos, algo aúlla al otro lado.

    ResponderEliminar
  6. Qué honor... nunca me habían citado para escribir un poema. Muchas gracias. Las madres engullidas por los espejos dan para cientos de poemas, me alegra haber leído el tuyo.

    ResponderEliminar