miércoles, 17 de octubre de 2012

como si te despertases de un sueño muy, muy espeso o como si tuvieses un líquido oscuro y denso en el cerebro




Odio usar el blog para quejarme, pero ayer tuve un día de mierda. Llevo casi un mes arrastrando mogollón de cansancio y de problemas de salud. En este último mes he tenido que mudarme de casa, he perdido amigos que se han ido a trabajar fuera de Madrid y de España, he perdido el curro que representaba casi todos mis ingresos y he tenido que hacer frente a problemas económicos importantes en la familia. En realidad no es nada que no le esté pasando a la mitad de este país de mierda que se está cayendo a pedazos, y ni siquiera es tan grave como lo que le pasa a mucha gente que tiene que afrontar desaucios o que tiene que dar de comer a sus hijos, pero supongo que ayer mi cuerpo dijo que ya estaba bien. A las seis y media me desplomé en el suelo del salón. Se me empezó a nublar la vista y después solo recuerdo a mi hermano zarandeándome y al perro aullando como un lobo. Estuve poco tiempo inconsciente, pero es una sensación muy rara, como si te despertases de un sueño muy, muy espeso o como si tuvieses un líquido oscuro y denso en el cerebro. Me llevaron al hospital y me hicieron varias pruebas, pero solo era un bajón físico. El médico me dijo que lo veía a diario, que desde hacía un par de años los problemas derivados del estrés y del cansancio estaban en límites alarmantes. La Máquina debe de haber decidido que la contaminación, las jornadas de trabajo extenuantes y los transgénicos son métodos de genocidio demasiado lentos, y ha optado por acelerar el proceso. Para qué matar de obesidad a alguien si puedes matarlo de hambre. O mejor: de las dos cosas a la vez.

Acabo de despertarme después de dormir quince horas seguidas y tengo la sensación de haber estado toda la noche soñando los mismos sueños, como en un bucle. He vuelto a soñar con que estaba en una trinchera y alguien cantaba, creo que ya lo conté una vez. También he vuelto a soñar con el chico del jersey gris, con el que sueño tan a menudo que tengo la sensación de conocerle. Y he soñado una forma de arreglar que ayer no pudiese estar en el recital. Creo que la pondré en práctica este fin de semana, y espero que sirva como disculpa y como agradecimiento por todas las muestras de cariño, que han sido muchas. Ya lo veréis, espero que os guste.

[no me deja comentar en el blog, pero muchas gracias a todos por los ánimos, de verdad que me llegaron. El perro se llama Urko]

13 comentarios:

  1. _ Me alegro de que ya estes mejor.Un abrazo suave.

    - Tengo la titulación de mecanico especialista e igual podemos " maquinar " algo para parar la Maquina.

    _ espero tu forma de arreglo.No tienes que disculparte de nada .

    - me gusta tu perro , ponlo cuando te de la gana .

    salut i alegria. Muchos animos.

    ResponderEliminar
  2. Layla, cuídate mucho, por favor. El mundo te necesita. Por cierto, qué perro tan bonito.

    ResponderEliminar
  3. Tú puedes con todo, Layla!
    Un abrazo muy muy grande y mejórate rapidérrimo

    ResponderEliminar
  4. vamos... es le momento de sacar el FUUUAAAA!! http://www.youtube.com/watch?v=SWOz-kIwDuU

    ResponderEliminar
  5. Esta noche dormí bien después de algunas noches de hacer lo opuesto. En las de insomnio, aparte de ver mierda en la TV escribí el post que hoy he colgado, como un esperpéntico tributo al insomnio y la impotencia (no poder dormir es eso). También leí la novela "negra" de un escritor poeta de la isla de Cerdeña. Estos espisodios me crean una sensación muy rara, me pierdo en ellos.

    ResponderEliminar
  6. No sé qué decir, todo es una mierda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tienes que darte un respiro No puedes aguantar el peso del mundo, ni siquiera el de todo tu mundo Take a break y tómate las cosas con más calma una temporada(más que nada pk tu cuerpo tpc te va a permitir otra cosa, aunque no quieras) Date caprichos
    Ánimo

    ResponderEliminar
  8. Joer niña, que sustazo, mira por ti, después por ti y si sobra por ti. Lo decía mi abuelo y llegó a los 88 en plenitud de facultades y fumando un paquete de celtas al día.

    ResponderEliminar
  9. Triste, inquietante entrada, lo positivo el bichin, cuídate mucho como bien dice Angel en su comentario.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Está visto que no nos vamos a librar del hecho histórico que a toda generación le toca arrastrar, llámese guerra, posguerra, franquismo o esta crisis económico-emocional que se va a prolongar más de una década. Ánimos y recuerda que en tiempos de crisis surgen las mejores obras.

    ResponderEliminar
  11. "Días, horas, minutos y segundos" y "Cuaderno de vuelo" dos buenos libros recomendados en este rincón que sirven para días resacosos y/o noches a la deriva.
    cuidate
    josé

    ResponderEliminar