lunes, 21 de mayo de 2012

los que duermen con los ojos abiertos



Y los que duermen
con los ojos abiertos
deben ser adorados.


Layla Martínez
[nuevo poemario sin terminar]

18 comentarios:

  1. Inquietante. Parece un poema de alabanza a un dios apocalíptico.

    ResponderEliminar
  2. Tengo un amigo hipotiroideo que duerme con los ojos abiertos. Castigo de un cuerpo que se devora sus propias glándulas.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu entrada anterior, aunque sinceramente no me ha quedado muy claro si hablas sobre un libro, o has hecho la foto especialmente para la entrada.. no sé! jajajaja

    Es una belleza ver escribir así a la gente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Layla, bajo a Madrid casi todos los meses y me hace ilusión que, la próxima vez que lo haga, llevaré bajo el brazo tu poemario; imagino que estarás muy contenta, es algo que te mereces, ya sabes que te lo dije desde un principio; tienes algo que te convierte en una poetisa muy especial y los tiempos apocalípticos que estamos siendo obligados a contemplar encajan muy bien con la urgencia vital y la bellísima rabia que emana de todos tus poemas.
    Respecto a tu entrada de hoy no sé si debo de ser adorado (yo creo que no) pero todos los padres, que tenemos chavales cerca de tu edad, llevamos sin dormir en paz desde que os hicisteis mayores; os hemos dejado un mundo tan asqueroso que no sabemos que hacer para que seáis felices y, además, nos da pena que, siendo ya hombrones, tengamos que seguir dándoles una paga porque el trabajo se ha convertido en un lujo que escasea (y tampoco me apetece que un listo les trate como a esclavos por cuatro duros, la verdad)
    Los fines de semana aun dormimos menos, ya sabéis los jóvenes porqué. :)

    ResponderEliminar
  5. Y el poemario sin terminar carcome mi ansiedad ;)

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Y todo lo que ven
    guardado en la retina
    de los que nunca vieron
    nada.

    ResponderEliminar
  8. Además que de vez en cuando es bueno quitarles las motas de polvo.

    ResponderEliminar
  9. hipnótico, tu poemario que aún anda en nuestro poder es sencillamente brutal, pero deseo leer lo siguente que hagas, tanto como al niño que le prometen una piruleta si una tarde se porta bien...

    ResponderEliminar