martes, 24 de enero de 2012

el sudor blanco del incesto




Manadas de turistas
corren violentamente
por sus jaulas
como si sus rótulas
fuesen a desencajarse,
como si los grumos
provocasen la fiebre.

Demasiado vino azul
en la adolescencia
demasiados delirios
de formas tentaculares.

Ahora sólo nos quedan
los labios morados
y el sudor blanco
del incesto. 

12 comentarios:

  1. Quedó mono: un pene con forma de poema ¿o es al revés? He aquí el incesto.

    ResponderEliminar
  2. Incesto y ouija. Dos grandes necedades (in)necesarias.

    ResponderEliminar
  3. Llevo todo el rato con la paranoia de que ponía "El sudor blanco del incienso"... Jajaja

    ResponderEliminar
  4. "me estoy ablandando..."

    (malditaseassiempre)

    ResponderEliminar
  5. el sudor blanco
    del incesto.

    Me encanta. Hace unos días que tengo dando vueltas la palabra "incesto" en la mente.

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, menos mal que está blandita...

    ResponderEliminar
  7. pues sí, ya me tienes abandonada (yo también te tenía)

    tú poema a mí; me has cosido la palabra Layla, esto me ha quedado como el vino incesta las mucosas,

    ResponderEliminar
  8. Estremecedor
    ¡cómo puede alguien...?

    ResponderEliminar
  9. Hedor a sudor blanco. Lágrimas encariñadas con el sudor.

    ResponderEliminar