sábado, 5 de noviembre de 2011

La ciudad es un jardín de clavículas: y la primavera me dio la risa horrenda del idiota



Una noche, senté a la Belleza en mis rodillas.- Y la encontré amarga.- Y la injurié. Conseguí disipar en mi espíritu todo resto de humana esperanza. Sobre todo alegría, para estrangularla, realicé el salto sigiloso de la fiera.

Llamé a los verdugos para así morir mordiendo la culata de sus fusiles. Llamé a las plagas para así poder ahogarme en la arena, en la sangre. La desdicha fue mi dios. Me revolqué en el fango. El aire del crimen me secó. Se la jugué a la locura. 

Y la primavera me dio la risa horrenda del idiota. 

Arthur Rimbaud
Una temporada en el infierno

12 comentarios:

  1. Salve,glorioso Rimbaud!!!
    en Montevideo(cuna de Lautreamont)se siente que la ciudad es un jardín de clavículas y por supuesto que la primavera ya me dio la risa horrenda del idiota.

    ResponderEliminar
  2. Rimbaud por todas partes, el diablo mete la cola, su hermoso infierno.

    ResponderEliminar
  3. Antes de leerte, leí esto: http://nosequeserademi.blogspot.com/2011/11/sensaciones.html

    Increíble. Rimbaud me persigue...

    En Flores Mustias tengo lo siguiente (obsequio de mi amigo el GRAN poeta Borona) :

    Yo amo a los poetas que escupen y se van ~

    Rimbaud fue el primer niño del punk rock.
    Patti Smith ~



    Yo amo
    a los poetas
    que escupen y se van.

    ¿Un ídolo?

    Rimbaud,
    que tras tatuarle
    un puñetazo sideral
    a la poesía
    francesa
    y fragmentarle
    la puta cara
    en dos,
    sin persignarse
    abominó de las metáforas,
    lanzó la pluma
    al culo
    en llamas de la chimenea,
    vendió a la madre por ajenjo
    y sidra y ron,
    ladró a las nubes,
    juró morir
    de pie,
    durmió
    bajo los puentes celtas,
    ató la luna kamikaze
    a un árbol,
    viajó por norte
    y sur
    más que un pelícano
    o un samurái,
    se masturbó
    con guantes de boxeo,
    bailó sobre la orina
    del diablo
    y consagró
    cocodrilescamente
    el resto de sus golfos días
    al tráfico de armas.

    Yo amo
    a los poetas
    que escupen y se van.

    No tengo nada
    más que decir.


    by San Óscar Borona ~


    Un beso o 2 ~

    ResponderEliminar
  4. Genial! Me encanta Rimbaud

    Por cierto soy Pérfida.
    Un saludo coleguita.

    ResponderEliminar
  5. Buen relato
    y una buena frase al final..me encanta
    Y la primavera me dio la risa horrenda del idiota. !!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. hola layla, creo que no nos conocemos, llego aquí por un comentario que dejaste en mi blog... y me encanta tu espacio!!! con tu permiso te enlazo y te sigo, aupa con tu arte, que es mucho! salud!

    ResponderEliminar
  7. Hoy, 10 de Noviembre de 2011, se cumple el 120 aniversario de la muerte de Rimbaud.

    ResponderEliminar