domingo, 7 de agosto de 2011

SOBRAS

Madrid habría sido
menos doloroso
si hubiese podido comer
las sobras de tu plato
o las babas de los insectos.

Si el borde roto de la uña
o un sexo inmaculado
hubiesen sido suficiente.

Pero no había cuchillos
en el cajón de los cubiertos.

7 comentarios:

  1. Por desgracia, Madrid sigue siendo Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Sólo granadas oxidadas para muertes oxidadas. Abrz.

    ResponderEliminar
  3. Madrid siempre duele,con o sin cuchillos.

    besos hermosa!

    ResponderEliminar
  4. Eso pasa en momentos trascendentes. Sin cuchillos, no somos nada.

    ResponderEliminar
  5. la verdad es que de una forma o de otra, Madrid siempre deja una marca especial en la memoria

    ResponderEliminar
  6. Es lo que es, con lo bueno y con lo malo... y con el dolor también.

    ResponderEliminar