lunes, 7 de marzo de 2011

NO NOS TOCARON

Nos preparábamos
para recibir
los golpes
antes
de que llegasen.

No nos tocaban.

Nunca consiguieron
tocarnos.

Éramos dioses
que vivían
entre enfermos.

15 comentarios:

  1. A mí si que me tocaron.
    K.O. me dejaron.
    Soy un enfermo entonces.

    ResponderEliminar
  2. Esperar los golpes también desgasta....vivir entre enfermos tampoco debe ser bueno... Tus poemas siempre son contundentes y en ello radica su fuerza (y su belleza)
    Beso

    ResponderEliminar
  3. es dura esa sensación de antes de que venga el golpe...

    me ha gustado.
    un besoo!

    ResponderEliminar
  4. Lo peor es la incertidumbre, los preparativos y la guerra que nos montamos en la cabeza antes de que estalle. Lo peor es la espera.

    Si pasa, estaremos demasiado frenéticos para preocuparnos. Si no pasa, no pasó.

    ResponderEliminar
  5. tocadas pero no hundidas. aún.

    ResponderEliminar
  6. Hola querida amiga, lo que te voy a decir ahora ya se lo dije a Batania una vez con una de sus pintadas, lo que has escrito es sublime, no dejes que se vaya, creo que tienes en esa entradilla la semilla de un gran poemario épico, hablo de esa nueva épica que exigen los nuevos tiempos.

    Es que me has dejado flipado, ¿te imaginas una novela (poemario o prosa poética, lo que quieras) de 150 páginas que comenzase como empieza este poema?, es que brilla, te lo digo de verdad, sin zarandajas, intuyo que cuando lo has escrito has tenido que sentir una sensación especial, es imposible que no sea así porque te ha salido redondo.

    Imagínate por ejemplo lo que has estado exponiendo en los post anteriores, toda esa decepción, toda esa rabia que sientes, te garantizo que, si eres como yo, en una semana tienes escrito algo que dejaría boquiabierto a mucha gente, solo tendrías que seguir la línea de este pequeño poema.

    Tienes talento, yo siempre he pensado que de poesía “no se entiende”, la poesía es para sentirla y la tuya ha dado volteretas en mis venas y estoy seguro que en la de los muchos que te leemos.

    Verás, te propongo una cosa, después de leerme esto fúmate un cigarro y vuelve a leer el copión original de lo que has publicado, estoy seguro de que te va a pedir el cuerpo probar a ver qué pasa, déjate llevar, no pierdes nada.

    "Nos preparábamos
    para recibir
    los golpes
    antes
    de que llegasen.

    No nos tocaban.

    Nunca consiguieron
    tocarnos.

    Éramos dioses
    que vivían
    entre enfermos"

    Es la hostia, niña.

    ResponderEliminar
  7. Adhiero al comentario de Flamingo. Tus poemas se superan uno a otro y este es impecable y se siente bien fuerte, como el golpe.
    Saludos Layla.

    ResponderEliminar
  8. muy bueno, un gran descubrimiento tb!

    ResponderEliminar
  9. Corto y pego todo lo anterior...y le añado un olé!:P

    ResponderEliminar
  10. Soberbio. Por dos razones, escribir lírica sin impostarse es un hallazgo. Y las lecturas que abre, también, no es un texto recesivo, y eso cuenta.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. No comento, sólo decirte que escribes como los vientos, y ojo, el viento es sabio, sino no sería viento.

    SL

    ResponderEliminar
  12. No
    nos
    prepararon
    para
    nada
    a
    pesar
    tocamos
    con
    los
    puños
    como
    muñones.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta tu lenguaje lacerante, me gusta.

    ResponderEliminar
  14. Gosto da tua poesia, Layla. Li quatro de teus poemas agora, todos muito bons. O final deste é maravilhoso:

    "Éramos dioses
    que vivían
    entre enfermos"

    Um abraço

    ResponderEliminar