miércoles, 16 de febrero de 2011

UN CUCHILLO

He visto llorar a mi madre
en la cola del paro.
He visto cómo la humillaba
el director de la sucursal
delante de sus hijos.

He visto la frustración,
las facturas, los embargos,
las letras sin pagar,
las heridas abiertas
supurando pus,
el dolor.

No podéis
prohibirme
el genocidio.

Yo no vine
con un pan
debajo del brazo.

Vine con un cuchillo.

17 comentarios:

  1. Que buenoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo.
    Bien.
    Biennnnnnnnnnnnnnnnn.

    Aplausos.

    Me gusta mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. cuando deje de estar afilado te regalo una buena navaja de Albacete...:P

    ResponderEliminar
  3. la primera y la última frase

    entre

    la piel duele

    ResponderEliminar
  4. ¡Pum! Directo al corazón.
    Esto es demasiado.
    Que jodidamente bien está el poema.

    ResponderEliminar
  5. bru-tal nena, como siempre
    si supieran los bankeros!!!
    muuuuaaaaaks

    ResponderEliminar
  6. jajaja estáis todos invitados a la masacre..

    un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  7. Qué navajazo en el vientre pútredo de la noche. Iba a decir "Vida". pero prefiero Noche.

    Abrazos suicidas.

    SL

    ResponderEliminar
  8. Algún día lo pagarán ellos.
    Algún día
    Algún día
    Algún día.

    Ya verás.

    ResponderEliminar
  9. Querida Layla, lo primero quiero disculparme por no haber pasado estos días, he perdido n a amiga de la niñez y eso a mi edad (bueno, la verdad a cualquier edad) te hace pensar mucho y yo cuando pienso me deprimo.

    Iba a comentar te el ultimo que has publicado, pero he visto este y no he podido reprimirme, en cierto modo es poesía social, pero a tu manera, no eres bruta (como te dije la primera vez ¿te acuerdas, cielo) eres dura, incisiva, y quizá cruel pero diriges ese odio de una forma tan quirúrgica que si los que han provocado todo esto supieran leer temblarían aterrorizados.

    ResponderEliminar