sábado, 26 de febrero de 2011

QUÉ COÑO IMPORTA

Del cuchillo aprendí
que arrancarse un pulmón
es sencillo.
Que la carne blanda y violácea
de mis muslos
es dolorosa
cuando la atraviesas.

De las drogas,
que no matan,
pero tampoco
calman el hambre.

Pero ahora
qué coño importa.

Ni el cuchillo
ni las drogas
fueron suficientes.

Deberías ver
mi dolor
expuesto
a los faros de los coches
a los dientes de mariposas
gordas como polillas.

18 comentarios:

  1. Tu poesía es descarnada. Me gusta

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. lo qe parece sencillo duele mas q lo q mata

    ResponderEliminar
  3. pintas cada verso con menstruación y mala ostia, a veces duele

    ResponderEliminar
  4. Con la sangre que salpica se puede y debe seguir escribiendo. Joder, no solo es bueno, sino estimulante.

    ResponderEliminar
  5. tiene una fuerza increible,
    me encanta el final...
    un besazo!

    ResponderEliminar
  6. A veces, nada es suficiente, ni tan siquiera cuando parece demasiado.

    Bestial!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Nunca nada es suficiente, ni siquiera ese dolor.

    ResponderEliminar
  8. Todo importa nada y es sencillo.

    ResponderEliminar
  9. deberías ver??? porqué??? porqué nadie tiene que ver mi dolor????no es suficiente para mí???

    ResponderEliminar
  10. a veces es necesario que nos vean jodidas...así saben el motivo por el que les estamos escupiendo en la cara.

    ResponderEliminar
  11. no me atrevería ni a mirarlo...


    (beso a estas horas sin pulmones)

    ResponderEliminar
  12. en el próximo nos cuentas lo que el cuchillo aprendió de ti, MUJERÓN...:p

    ResponderEliminar
  13. Dios, si te veo en esa carretera no dudes que me estrellaré en el árbol más cercano.
    Solidaridad de muertes...

    ResponderEliminar
  14. Cada vez que mencionas "carne blanda" me entra una sensación muy grande de desamparo y vulnerabilidad.

    ResponderEliminar
  15. me sigue gustando tanto como la primera vez!

    ResponderEliminar